Connemara y Galway: excursión de un día desde Dublín

CONNEMARA Y GALWAY: EXCURSIÓN DE UN DÍA DESDE DUBLÍN

Aventúrate con nosotros en esta excursión para descubrir los paisajes más impresionantes de la región de Connemara, una de las más verdes y bonitas de Irlanda. Además, aprovecha para conocer la ciudad de Galway.

RESERVA TU EXCURSIÓN AHORA

Euro precio
35€

INTRODUCCIÓN

A pesar de haber sido arrasadas a causa de la Gran Hambruna Irlandesa (que devastó el país entre 1847 y 1851), las tierras de Connemara aún conservan su esencia: la belleza. ¡Ven y compruébalo!

Sus hermosos paisajes naturales y sus castillos medievales te transportarán a películas como El irlandés, con Brendan Gleeson, o El hombre tranquilo, con Maureen o’Hara y John Wayne.

Pero eso no es todo. No solo te sumergirás en la naturaleza, porque este viaje también tiene su parte urbana. Dispondrás de dos horas en Galway que podrás aprovechar para pasear por sus bonitas calles y hacer alguna compra. Además, tu conductor te enseñará los lugares más emblemáticos de esta ciudad.

*** Esta excursión será guiada por una persona de habla inglesa ***
*** La excursión a los Acantilados de Moher y a la Calzada del Gigante son realizadas por guías de habla hispana. Todas las demás excursiones son realizadas en Inglés, la belleza de Irlanda habla por sí sola y el lenguaje no será una barrera. Estamos convencidos que nuestros precios y la calidad de nuestros vehículos son la mejor en el mercado. ***

ITINERARIO

Salida

Tras recogerte en el punto de encuentro que hayas seleccionado, saldremos de Dublín hacia las 08:15 y nos dirigiremos a la región de Connemara. A mitad de trayecto, haremos una parada para un café y un pequeño descanso.

Cong

En primer lugar nos detendremos en el pueblo de Cong, famoso por ser uno de los escenarios del blockbuster El hombre tranquilo, ganador de varios Óscar. Abadías, ríos y lagos de agua cristalina y castillos medievales son algunos de los elementos que hacen de esta localidad un lugar excepcional. Pierce Brosnan y otras celebridades eligieron el castillo de Ashford para celebrar eventos especiales, como bodas. Aprovecharemos para visitar las ruinas de la vieja abadía de Cong. Probablemente utilicemos esta parada para almorzar.

Lough Corrib

Tan solo por detrás del Neagh, el Corrib es el segundo lago más grande de nuestra isla. Esta área cuenta con una gran variedad de fauna, como visones, halcones o nutrias. En el lago hay 365 islas, de las cuales la más conocida y visitada es la de Inchagoill. Desde ella se puede disfrutar de preciosas vistas de la cordillera de Maumturks en la región de Connemara y la región conocida como Joyce Country.

Parque Nacional de Connemara

Nuestro trayecto continúa por el Parque Nacional de Connemara, cuyas tierras fueron un día arrasadas a causa de la Gran Hambruna Irlandesa, pero que mantienen su esencia y su belleza. Los habitantes de esta zona son partidarios de conservar las costumbres, la cultura, la tradición y, ¿por qué no?, la lengua gaélica que los representa. Desde el autobús disfrutaremos de un paisaje único a través de la cordillera Twelve Bens y a lo largo del litoral, con vistas de las islas Aran.

Galway

Galway es nuestra última parada antes de emprender el camino de vuelta a Dublín. Se la conoce como “la ciudad de las tribus” y en ella vivió un día Cristobal Colón. Es famosa por su tradición y esencia irlandesas y por haber sido el hogar de muchos de nuestros mejores artistas. Dispondrás de dos horas de tiempo libre que podrás administrar a tu gusto. Si te apetece, podrás unirte a un tour por la ciudad que corre a cargo de Paddywagon Tours para visitar los lugares más emblemáticos, como la catedral de San Nicolás o el Arco español. Si lo prefieres, podrás ir por libre y dar una vuelta quizás por la calle de las tiendas. En cualquier caso, te recomendaos que pruebes en algún restaurante las ostras de la bahía de Galway. ¡Deliciosas!

Regreso

Te dejaremos en el centro de Dublín a última hora de la tarde, con tiempo suficiente para experimentar el ambiente de la capital, saborear una pinta (o unas cuantas) y disfrutar de la música en directo.